+52 (81) 5000.5900 info@powerbondmexico.com

Así como es importante encontrar un adhesivo instantáneo súper resistente para la fabricación de ciertos productos, también lo es saber cómo remover pegamento permanente cuando sea necesario, sin que esto afecte el proceso productivo y la calidad que ofrece tu empresa.

Remover cianoacrilato puede ser fácil en algunas superficies que resisten calor o un abrasivo, pero difícil si los materiales sobre los que se aplicó son susceptibles de daño en el proceso.

El cianoacrilato empieza a endurecerse cuando está en contacto con la humedad del ambiente y de los materiales a pegar, por ello, si no se utilizan los aditamentos adecuados para su aplicación o entra en contacto con la piel u otras superficies es posible que necesites saber cómo quitar este adhesivo instantáneo.

La remoción del cianoacrilato puede realizarse con estas técnicas:

  • Aplicando calor.
  • Con acetona o metiletilcetona.
  • Lijando o raspando con una espátula o cuchillo.
  • Remojando en agua jabonosa caliente o tibia.
  • Con aceite mineral, alcohol isopropílico o vaselina.

 

¿Cuál método usar para quitar cianoacrilato?

Para decidir cuál técnica te servirá debes tomar en cuenta estos factores:

  • El tamaño del área pegada.
  • El tipo de los materiales pegados y su resistencia.
  • La sensibilidad de las partes cercanas al área pegada.

Por lo regular, los adhesivos de cianoacrilato se utilizan sobre plásticos y caucho, los cuales no resistirían el calor o solventes agresivos.

Lo aconsejable en estos casos es sumergir las partes a despegar en agua jabonosa (o aplicar paños humedecidos con ella), desprender primero un borde e ir retirando poco a poco, estirando de una de las partes.

Un método pudiera ser aplicar alternativamente calor y frío para que las uniones vayan perdiendo resistencia y se desprendan.

En superficies resistentes como el metal, se puede aplicar calor extremo o solventes, y en otras como el plástico, el vidrio o la madera es mejor recurrir al aceite mineral, el alcohol isopropílico o, incluso, el jugo de limón para no maltratarlos.

 

¿Cómo quitar adhesivos permanentes de la piel?

Un caso aparte es cuando el pegamento permanente entra en contacto con los dedos, la boca o los ojos, por la delicadeza con que deben tratarse estas áreas y los riesgos para la salud que pudieran presentarse.

De las manos

Si se queda en las manos, primero se debe dejar secar (pues si aún está pegajoso se adherirá a tu otra mano o al instrumento que estés utilizando) y luego intentar retirar, estirando de la capa de pegamento con las uñas o unas pinzas, pero no si hay dolor o la piel empieza a desprenderse.

Otros métodos son:

  • Remojar los dedos en agua jabonosa.
  • Aplicar un quitaesmalte con acetona, sin usar algodón o hisopos pues se calentarían, quemarían o incluso pueden encenderse.
  • Untar aceite de oliva o vaselina.
  • Aplicar una pasta de sal con poco agua para tallar el área.

De los ojos

Si el pegamento saltó a los ojos es muy importante acudir al médico para que revise que no haya una lesión después de intentar estas técnicas de primeros auxilios:

Aplicar agua tibia sobre los párpados, lavar bien y colocar una gasa hasta que se desprenda.

Si el contacto fue con el ojo en sí, dejar fluir las lágrimas para que las proteínas oculares ayuden a desprender el pegamento.

De los labios

Un error común es intentar quitar tapones del aplicador del adhesivo con los labios, en cuyo caso hay un gran riesgo de que estos entren en contacto con el cianoacrilato y se peguen.

Hay que actuar rápidamente y remojar los labios en un recipiente con agua jabonosa tibia al menos durante dos minutos moviéndolos de un lado a otro y luego cubrirlos con saliva para que la humedad actúe sobre el pegamento desde el interior y el exterior.

Una vez desprendidos los labios, se puede comer y beber normalmente, evitando tragar el pegamento que se vaya desprendiendo poco a poco en las siguientes horas o días.

Para la industria, los ahorros con cianoacrilato se logran usando la dosificación adecuada y aplicándolo correctamente, pero también si sabes cómo retirarlo apropiada y oportunamente.

Tener a la mano las sustancias que ayuden a removerlo cuando se derrame o desborde accidentalmente o cuando sea necesario separar las piezas pegadas para reparación, también ahorrará tiempo y dinero para no afectar a los procesos productivos de tu empresa.